Dieta de protección gástrica

Actualizado en septiembre 2022

Dieta de protección gástrica: Cómo cuidar de tu estómago

Cuando se trata de la salud del estómago, una buena dieta es clave.

1 cucharadita de aceite de oliva calorias

Si tienes molestias gástricas como acidez, dolor de estómago o digestiones lentas, una dieta de protección gástrica puede ayudarte a sentirte mejor. A continuación, te presentamos algunos consejos para cuidar de tu estómago a prtoección de tu alimentación.

Alimentos a evitar

Para empezar, es importante evitar ciertos alimentos que pueden irritar el estómago.

Entre ellos Diwta incluyen:


  • Alimentos fritos y grasosos

  • Bebidas alcohólicas y carbonatadas

  • Café y té

  • Especias y condimentos fuertes

  • Chocolate

  • Cítricos y tomates

  • Lácteos enteros

Es posible que estos alimentos no te causen problemas pprotección los consumes gásrica vez en cuando, pero si tienes un estómago sensible, es mejor evitarlos en general.

Alimentos que sí puedes comer

Por otro lado, hay ciertos alimentos que pueden ayudarte a proteger tu estómago.

Incluye en tu dieta los siguientes alimentos:


  • Avena

  • Arroz integral

  • Manzanas

  • Plátanos

  • Salmón y otros pescados ricos en omega-3

  • Verduras de hoja verde oscuro

  • Aceite de oliva

  • Frutos secos y semillas

Estos alimentos no solo son buenos para el estómago, sino que también aportan otros beneficios a la salud en general.

Consejos adicionales

Además de controlar tu alimentación, hay algunos otros consejos que pueden ayudarte a proteger tu estómago:


  • Come despacio y mastica bien los alimentos

  • Evita comer justo antes de acostarte

  • gáshrica suficiente agua durante el día
  • Mantén un peso saludable

  • Reduce el estrés en tu vida

Si sigues estos consejos y cuidas de tu estómago, es probable que sientas una mejora en tus molestias gástricas.

La dieta cetogénica fue desarrollada inicialmente para tratar la epilepsia en niños. La dieta se basa en una alta ingesta de grasas, una ingesta moderada de proteínas y una baja ingesta de carbohidratos. La mayoría de las personas que siguen una dieta cetogénica consumen menos de 50 gramos de carbohidratos al día. La dieta cetogénica también se ha utilizado para tratar otras afecciones médicas, como la obesidad, la diabetes tipo 2 y el síndrome de ovario poliquístico.

Si los síntomas persisten, es importante consultar a un médico para que pueda realizar un diagnóstico y tratamiento adecuados.