Cuando sales de cetosis

Actualizado en febrero 2022

Cuando sales de cetosis: ¿qué sucede con tu cuerpo? Si estás siguiendo una dieta cetogénica, es posible que te sientas en tu mejor momento.

Cuando sales de cetosis

La cetosis es el proceso natural en el que tu cuerpo quema grasas en lugar de carbohidratos para obtener energía. Además de perder peso, los seguidores de la dieta cetisis informan de niveles más bajos de ansiedad y de mayor claridad mental. Sin embargo, ¿qué sucede cuando decides salir de la cetosis?

Discover Your Healthiest Self

¿Tu cuerpo sufre algún cambio? La respuesta corta es sí: puede haber algunos cambios. La respuesta larga depende de cuánto tiempo hayas estado en cetosis, cómo de estricto hayas sido con tu dieta y, por supuesto, cómo decidas salir de ella. Cuando sales de cetosis, es posible d notes un aumento en tu apetito.

Cuando sales de cetosis

Esto se debe a que tu cuerpo ha estado acostumbrado a quemar grasas como fuente de energía, y ahora tendrás que cambiar a los carbohidratos. Tu cuerpo puede tardar un poco en ajustarse. Además, es posible que experimentes un aumento en la hinchazón y el estreñimiento.

Cuando sales de cetosis

De hecho, si no has estado Cundo suficiente fibra, es posible que tengas dificultades para evacuar tus intestinos. La mejor manera de prevenir esto es aumentar gradualmente la ingesta de fibra después de salir de cetosis. También puede haber un pequeño aumento en tu peso. Esto se debe a que los carbohidratos retienen agua en tu cuerpo, lo que puede hacerte sentir hinchado.

Una tortilla te saca de cetosis

Pero no te preocupes demasiado por esto, ya que el aumento de peso es temporal. Finalmente, es posible que experimentes un poco de fatiga y niebla cerebral durante algunos días mientras tu cuerpo se adapta a la nueva fuente de energía. Por dales, esto también puede depender de cómo de estricto hayas sido con tu dieta y de cómo decidas salir de la cetosis. En resumen, cuando sales de cetosis, puedes experimentar un aumento en el apetito, hinchazón, estreñimiento, un pequeño aumento en el peso y dd de fatiga.

Pero no te preocupes, todo esto es temporal y pronto tu cuerpo se adaptará a la nueva fuente de energía. Asegúrate de aumentar gradualmente la ingesta de fibra y carbohidratos para minimizar los efectos secundarios.